El control de los parámetros químicos del aceite de oliva durante todas las fases de la cadena de suministro se materializa en un producto final de calidad. Con el sistema CDR OxiTester el aceite de oliva puede analizarse rápidamente en todas las fases de la cadena de producción.

Las características químicas y organolépticas del aceite de oliva dependen de muchos factores, como la variedad del árbol, la latitud, el clima, la composición del suelo, la cosecha y los métodos de recolección de la aceituna. El transporte de las aceitunas del campo a la almazara y las técnicas de prensado también afectan la calidad del aceite.

...

Además, en el aceite de oliva están presentes enzimas, pigmentos, radicales libres y otras sustancias que junto con la radiación luminosa y el oxígeno atmosférico producen reacciones químicas que pueden provocar una degradación lenta pero progresiva de la calidad del producto durante su almacenamiento y conservación. Los signos más evidentes resultantes de los cambios químicos y organolépticos del aceite son el enranciamiento y el amarillamiento excesivo, causados por la degradación de la clorofila debido al contacto prolongado con la luz.

Con el sistema CDR OxiTester se puede analizar el aceite de oliva para determinar algunos indicadores de calidad importantes, como:

  • el grado de acidez
  • el índice de peróxidos
  • el contenido de polifenoles y el índice de estabilidad del aceite
  • la posible adulteración del aceite virgen y virgen extra con aceites rectificados (lectura K 270)

Análisis para determiner el grado de acidez del aceite de oliva

La acidez es un indicador fundamental de la calidad del aceite de oliva y permite definir su clasificación comercial.

Con CDR OxiTester es posible detectar el contenido de acidez de un aceite en 1 minuto con una sensibilidad y precisión 10 veces superiores a las de un acidímetro, siguiendo un método sencillo, sin necesidad de calibrar el instrumento de medida.

Análisis para determinar el índice de peróxidos en el aceite de oliva

Los ácidos grasos insaturados reaccionan con el oxígeno para formar peróxidos, que dan lugar a una serie de reacciones en cadena y a la producción final de sustancias volátiles dotadas del característico olor a rancio que se produce en el aceite sobre todo cuando se somete a altas temperaturas y a la exposición a la luz y al oxígeno durante su almacenamiento. Cuanto menor sea el índice de peróxidos, mejor será la calidad del aceite de oliva y su estado de conservación.

Con el CDR OxiTester es posible determinar el índice de peróxidos en un aceite en 4 minutos, utilizando un método mucho más sencillo que el official, que emplea cantidades mucho menores de reactivos y de baja toxicidad.

Análisis para determinar el contenido de polifenoles/índice de estabilidad en el aceite de oliva

Los polifenoles se consideran uno de los componentes más importantes del aceite de oliva: cuanto mayor sea su concentración, mejores serán las cualidades organolépticas del aceite, más adecuado será su proceso de producción, mayor será su capacidad para ejercer efectos positivos sobre la salud humana y más larga será su vida útil (índice Rancimat).

Con el CDR OxiTester es posible medir la concentración de polifenoles en 6 minutos y determinar así el índice de estabilidad del aceite. Gracias a la sencillez del método es posible realizar el análisis directamente en la almazara, controlando el proceso de producción para obtener un aceite rico en polifenoles y, por tanto, de alta calidad.

Análisis para determinar el K270 del aceite

La lectura espectrofotométrica del K270 permite reconocer el aceite rectificado posiblemente añadido al aceite de oliva virgen. Además, esta prueba proporciona información sobre la calidad del aceite de oliva y su nivel de oxidación.

CDR OxiTester permite leer el K270 sin necesidad de utilizar instrumentos complejos o costosos.