Química Enológica

¿Montar un laboratorio de control de calidad en la bodega es un factor determinante para la calidad del vino? ¿Cuáles son las dificultades que se pueden encontrar al llevar a cabo el control de calidad en la bodega? ¿Cuáles son las soluciones que simplifican el control de la vinificación? Para obtener más información acerca de estos problemas, descarga el artículo “EL CONTROL COMPLETO DE LA VINIFICACIÓN EN UNA SOLA HERRAMIENTA DE ANÁLISIS”.

Microoxigenación y maceración son dos etapas muy importantes de la vinificación que determinan la estabilidad y calidad del vino. Ambos procesos están relacionados con el contenido y características de los polifenoles presentes en el vino. El seguimiento de la evolución de estos compuestos en el tiempo es una herramienta fundamental que permite al enólogo controlar lo mejor posible la vinificación y garantizar la calidad del producto terminado.

Descargue el artículo «Optimizar la gestión de la maceración y microoxigenación durante la vinificación» para conocer cuáles son los métodos más eficaces para el seguimiento de los parámetros que influyen en estos procesos y poder efectuar las operaciones necesarias para obtener un producto estable y de calidad.

Como es sabido, a causa del calentamiento global, estamos asistiendo a condiciones climáticas cada más severas y extremas. El aumento de las temperaturas medias está generando un aumento de la frecuencia de años calientes y secos que se alternan con años lluviosos y frescos. En condiciones climáticas severas, además de los consabidos análisis de azúcares, acidez total, pH y ácido acético, el nitrógeno fácilmente asimilable (NFA) y el ácido glucónico constituyen parámetros fundamentales, a disposición del enólogo para gestionar del mejor modo el proceso de fermentación, que es la base imprescindible para obtener un vino de calidad.
¿Qué son el nitrógeno fácilmente asimilable y el ácido glucónico? ¿Cómo pueden influir estos análisis en la fermentación alcohólica? Para profundizar en estos temas de gran importancia podéis descargar el artículo: LA VINIFICACIÓN EN LA ERA DEL CALENTAMIENTO GLOBAL

¿Cuáles son los métodos que normalmente se emplean para el análisis de los azúcares del vino? ¿Cuáles son los principales problemas que presentan? ¿Qué diferencias hay entre estos métodos? Una comparación entre método enzimático, cromatográfico y titulación de las sustancias reductoras (método Fehling)

Las características de un vino nacen del mosto que lo generan. Su control analítico en fase de pre-fermentación es un requisito esencial para obtener un vino de calidad. Acidez total, pH, Azúcares, acidez volátil son solo algunos ejemplos de análisis que permiten un preciso control analítico del mosto, antes y durante la fermentación alcohólica. Estos análisis podrían no ser suficientes para obtener un vino de calidad en caso de vendimia en condiciones meteorológicas especialmente calientes y secas o frescas y lluviosas. En años particulares es fundamental poder determinar de modo simple y rápido el ácido glucónico, NFA y ácido málico. Veamos cuando

Uno de los principales procesos que afectan la estabilidad biológica y organoléptica del vino es la fermentación maloláctica llamada fermentación secundaria. Mediante este proceso, el vino pierde acidez, gana en suavidad y se caracteriza por aromas más complejos y maduros. A continuación algunos conceptos importantes para comprender y controlar la fermentación maloláctica

Solicita una Cotización!

Categories