Ácido D-láctico y producción

El análisis del ácido D-láctico en los tomates es indispensable para las empresas que comercializan pulpa de tomate o la utilizan como ingrediente de otros productos alimentarios. El método de análisis comúnmente utilizado implica una preparación de la muestra lenta y complicada que debe realizarse en un laboratorio químico. En este caso, el uso del espectrofotómetro, que es especialmente sensible a la turbidez, conlleva una preparación de la muestra extremadamente laboriosa. 

Sin embargo, la posibilidad de realizar varios análisis directamente en la planta de producción y disponer inmediatamente de los resultados es muy importante para estas empresas. De hecho, realizar el análisis de ácido D - láctico directamente en producción sin recurrir a personal especializado en análisis químicos permite:

  • ahorrar tiempo
  • tomar decisiones de forma rápida durante el procesamiento de productos o materias primas

A petición de una gran empresa alimentaria, el laboratorio de I+D del CDR ha tratado de aplicar el método FoodLab también a este análisis. De hecho, el sistema de análisis FoodLab ya permite analizar el ácido L-láctico en tomates de forma práctica y rápida, por lo cual satisface la necesidad de determinar este parámetro directamente en la línea de producción.

El análisis

El laboratorio de I+D del CDR ha empezado a trabajar con algunas muestras enviadas por la empresa: tomate, pasta de tomate (doble y triple) y puré de tomate.

Tras la primera fase de análisis, se creó un reactivo "DL" capaz de determinar los dos enantiómeros del ácido láctico mediante una reacción enzimática. A continuación se desarrolló una curva de correlación que se ajustaba perfectamente a las normas standard de referencia.

...

Las pruebas con el sistema CDR FoodLab® permiten ahora obtener valores de ácido L-láctico y ácido D-láctico, ya sea como suma de los valores de L-láctico y D-láctico, que distinguiendo los valores de los ácidos por separado.

La nueva prueba:

  1. utiliza microcantidades de tomate
  2. es suficiente una simple filtración de la muestra, incluso si la turbidez es elevada (microfiltro especial de jeringa)
  3. no es necesario diluir la muestra, lo que permite ahorrar una cantidad de tiempo considerable
  4. no requiere equipos ni personal especializado (laboratorios o químicos)

Esto conlleva, frente al método de análisis estándar, la ventaja de un análisis más sencillo y rápido de realizar, sin desperdiciar materia prima.

Conformidad con el método estándar

La nueva prueba del ácido láctico en el tomate (D+L) es conforme al método estándar, pero difiere en su sencillez y rapidez: el método enzimático que suele realizarse en un laboratorio químico implica el uso de un espectrofotómetro extremadamente sensible a la turbidez de la muestra. Es por ello que la preparación de la muestra es larga y laboriosa e implica el uso de grandes cantidades de pulpa de tomate.

Con el sistema de análisis CDR FoodLab® todo esto se evita sin perder la precisión y la fiabilidad de los resultados. Para realizar el análisis con CDR FoodLab® lo único que necesitas es una pequeña zona de trabajo y sólo 5 minutos de tiempo. Además, se pueden realizar sesiones de 14 análisis en aproximadamente 15 minutos.